CESE DE ACTIVIDAD DE LOS TRABAJADORES AUTÓNOMOS

CESE DE ACTIVIDAD DE LOS TRABAJADORES AUTÓNOMOS

Los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), eran un gran desconocido para la mayoría de empresas hasta marzo de 2020, pues las situaciones de crisis en las empresas no solían ser temporales. Sin embargo, los ERTE se han demostrado como medidas imprescindibles para que las empresas puedan mantener sus plantillas de trabajadores, permitiendo a los empleados seguir percibiendo retribuciones mensuales.

Pero, ¿qué pasa con los autónomos? Los empresarios individuales y los profesionales, tengan o no trabajadores dependientes acogidos a un ERTE, también necesitan ingresos para poder sufragar sus gastos personales. En la actualidad es el Título II del Real Decreto-ley 30/2020, de 29 de septiembre, el que rige el conjunto de prestaciones que contempla el Estado para aliviar la difícil situación que atraviesa este colectivo:

En primer lugar, encontramos la prestación extraordinaria afectados por el cierre del negocio, destinada a los autónomos que se han visto obligados a suspender totalmente sus actividades por una resolución administrativa, como medida para contener la propagación del virus.

En segundo lugar, destinada para aquellos autónomos que no han cerrado, pero que han visto reducidos sus ingresos en más de un 50% del cuarto cuatrimestre de 2020 respecto al primer trimestre de 2020.

Por otro lado, encontramos ayudas para los trabajadores de temporada (artículo 14), es decir, los autónomos cuya actividad en 2018 y 2019 se desarrollase entre junio y diciembre, yque no hayan estado de alta en esos dos años en un régimen de seguridad social durante más de 120 días como trabajador por cuenta ajena.

En cuanto a los autónomos, que vinieran percibiendo la prestación por cese de actividad anteriormente, podrán seguir cobrándola si siguen cumpliendo los requisitos durante el cuarto trimestre de 2020.

Por último, podrán acceder a prestación ordinaria por cese de actividad del artículo 327 LGSS los autónomos que durante el tercer trimestre de 2020 no pudieron compatibilizar la prestación extraordinaria por cese de actividad con el trabajo por cuenta propia, pero si la hubieran percibido hasta el 30 de junio de 2020.

La retribución de las prestaciones dependerá del tipo de prestación, cumpliendo los requisitos para ello. Para cada caso es necesario un análisis minucioso y asesorado, minimizando el riesgo de que en el futuro se exija reintegrar las prestaciones.

No Comments

Post A Comment